Fibrosis Quística Asturias
TÚ respiras sin pensar...
YO... SÓLO PIENSO
EN RESPIRAR
Buscar en la Web:
Fibrosis
Última Actualización: 26/03/2010
Fisioterapia respiratoria

La rehabilitación consiste en una serie de actividades encaminadas a mejorar el estado físico del paciente, entre las que se encuentra la fisioterapia respiratoria. El objetivo esencial de la fisioterapia en la fibrosis quística es mejorar la aclaración mucociliar, y aumentar el volumen de las secreciones para conservar la función respiratoria. Es la parte del tratamiento más difícil de mantener.

Es frecuente que sea establecida una fisioterapia cotidiana e incluso pluricotidiana. Numerosos adolescentes descuidan la fisioterapeuta de modo que la capacidad de convencer y la motivación del fisioterapeuta con, en este caso, factores determinantes.

La fisioterapia, debería instaurarse de forma preventiva desde que se establece el diagnostico, incluso si el niño es asintomático. Una fisioterapia preventiva es probable que no tenga efecto sobre la función respiratoria, pero será más fácil proseguir con una fisioterapia necesaria una vez que el niño haya integrado este hábito en su vida diaria, de manera que considere esta medida como algo rutinario. De todos modos, parece que antes de ser sintomático, la enfermedad ha producido ya lesiones en las pequeñas vías respiratorias.

La mejor técnica para cada paciente es la que le permite expulsar la mayor cantidad posible de expectoraciones y conservar un buen estado general, de modo que pueda asumir la evolución de su enfermedad. Las técnicas de limpieza bronquial aplicables al paciente afectado de FQ no difieren en nada de las técnicas que se utilizan para cualquier otro tipo de acumulación de secreciones de diferente etiología. La fisioterapia se basa en unos principios que permiten tratar especialmente el nivel bronco pulmonar afectado por la acumulación de secreciones. La frecuencia de las sesiones difiere en función del grado de acumulación de secreciones.

La FQ es una afección crónica que enseguida provoca modificaciones de las estructuras bronquiales que hacen que el colapso respiratorio sea inevitable en las formas avanzadas. Por ello, pensamos que se deben evitar los métodos de limpieza bronquial basados esencialmente es las espiraciones forzadas.

La necesidad de limpiar los bronquios cada día hace de este procedimiento un gesto corriente, indispensable, vital, que se vuelve un acto ordinario de la vida.

La fisioterapia debe ser enseñada por un profesional y los padres deben aprender la técnica hasta que el niño pueda tomar la responsabilidad de efectuarla por sí solo.

La fisioterapia consiste básicamente en la limpieza bronquial diaria, con el fin de evitar la acumulación de mucosidad en los bronquios y prevenir la infección.

Técnicas que facilitan la eliminación de las secreciones

­ Fisioterapia respiratoria convencional: drenajes bronquiales, la percusión-vibración torácica, la tos eficaz y la espiración forzada.

­ Drenaje autógeno: control respiratorio con el fin de alterar la frecuencia y la profundidad de la ventilación.

­ Respiración de ciclo activo: combina el control de la respiración, la expansión torácica y la técnica de espiración forzada.

Ayudas mecánicas para la eliminación de las secreciones

­ Máscara de presión positiva espiratoria (PPE): máscara facial con una válvula unidireccional y una resistencia espiratoria (15 a 30 cm de H2O). La presión positiva espiratoria es un instrumento portátil y bien tolerado.

­ Flutter®: instrumento que produce una vibración de la vía aérea y ayuda a desprender el moco y a su movimiento hacia la tráquea. El Cornet® es un instrumento de acción semejante a la del Flutter®.

­ Compresión torácica de alta frecuencia: se aplica con un chaleco conectado a una bomba mecánica que genera un flujo de aire oscilatoria entre 5 y 20 Hz. De aplicación reducida por su coste elevado y difícil traslado.

­ Ventilador intrapulmonar percusivo: es un instrumento que combina la percusión torácica interna de miniestallidos de aire a 200-300 ciclos por minuto a través del efecto Venturi y la penetración de un aerosol continuo.

 

Ejercicio

La actividad física facilita la eliminación de secreciones de la vía aérea y previene la aparición de osteoporosis, de incidencia elevada entre los pacientes adultos. Los pacientes con un mayor grado de entrenamiento físico presentan una mayor supervivencia. Para prescribir un programa de ejercicio se debe valorar la capacidad funcional del paciente mediante una prueba de esfuerzo.

Compartir en Facebook

 


Asociación Asturiana contra la Fibrosis Quística © 2010 • Política de PrivacidadAviso Legal
Hotel de Asociaciones • Despacho nº7 • Avenida de Roma, 4 • 33011 Oviedo
Web Desarrollada por STICC